UNS
29-12-2017 | 08:00 - Inscripciones para ingresar a la UNS en 2018   28-12-2017 | 08:00 - Calendario académico 2018   27-12-2017 | 08:00 - Especialización en Comercio Internacional   26-12-2017 | 08:00 - Tecnicatura Universitaria en Parques y Jardines   26-12-2017 | 08:00 - Córdoba se prepara para la III Conferencia Regional de Educación Superior   03-11-2017 | 09:28 - Técnicatura Superior en Computación Administrativa   02-01-2018 | 08:00 - Escuela de Verano sobre "Internet de las Cosas"   02-01-2018 | 08:00 - Cursos de posgrado sobre Energías Renovables   27-12-2017 | 08:00 - Dos centros de la UNS fueron incorporados a la CIC   20-12-2017 | 08:00 - Trabajos de BBy F premiados en congresos nacionales   21-12-2017 | 08:00 - Horarios de la Biblioteca Central durante el receso de verano   20-12-2017 | 08:00 - Alumna de Derecho distinguida por idea ecológica   
miércoles 17 de enero de 2018
Icono rss

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Dir. de Comunicación Institucional | 20-12-2017 08:00

Dos investigaciones realizadas en el área de Parasitología Clínica del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia fueron reconocidas en recientemente en importantes congresos.


Los usuarios de lentes de contacto y sus infecciones

Los usuarios de lentes de contacto y sus infecciones

En el 14° Congreso Nacional Bioquímico se distinguió a la ponencia “Queratitis por Acanthamoeba en usuarios de lentes de contacto”, de Norma Apestey, Aníbal Miguel, Ricardo Brunzini y Sixto Raúl Costamagna. Según explican sus autores, “dentro de la patología corneal infecciosa en los pacientes usuarios de lentes de contacto, el género Acanthamoeba tiene un rol patógeno muy importante", ya que afecta a casi el 30% de los pacientes con queratitis infecciosa. "Este protozoo produce desde una úlcera corneal subepitelial con buena respuesta al tratamiento tópico específico hasta un absceso que compromete toda la superficie y espesor corneal, donde puede derivarse a un tratamiento quirúrgico como trasplante de córnea y en algunos a la pérdida de visión”.

 

Los investigadores sostienen que “el principal factor de riesgo en queratitis infecciosa por Acanthamoeba es el uso inadecuado de la lente de contacto”. Como en nuestro medio se desconoce la real frecuencia de este microorganismo, el objetivo fue determinar la prevalencia en pacientes sintomáticos en muestras obtenidas de lesión corneal en usuarios de lentes de contacto. Se estudiaron 514 pacientes usuarios de lentes de contacto con queratitis infecciosa durante un período de 8 años y se detectó que 143 (27,82%) fueron por Acanthamoeba, 195 (37,55%) bacterianas, 38 (7,39%) fúngicas y 138 (26,85%) negativos.

 

Como conclusión señalaron que “es fundamental hacer una búsqueda minuciosa de la presencia de quistes de Acanthamoeba en el examen directo. La presencia de una marcada reacción inflamatoria puede enmascarar la presencia de formas quísticas”. La sospecha clínica de queratitis por Acanthamoeba, en usuarios de lentes de contacto, se basa en síntomas y signos, algunos específicos, pero el laboratorio microbiológico es quien hará el diagnóstico diferencial y de certeza, para poder instaurar el tratamiento adecuado rápidamente, evitando serias complicaciones posteriores que comprometen la agudeza visual y hasta la integridad del globo ocular que llevan a trasplante de córnea”, señalaron.

 

 

El otro trabajo reconocido es “Análisis integral de un brote de Trichinellosis en el sudoeste bonaerense”, de Viviana R. Randazzo, Germán Zurita Denis, Leandro Lucchi, Luciano La Sala y Sixto Raúl Costamagna. Fue premiado en el VI Congreso de Enfermedades Endemoepidémicas del Hospital Muñiz. “La Trichinellosis es una zoonosis parasitaria producida por consumo de carne de cerdo infestada con Trichinella spp. Buenos Aires es área endémica de esta parasitosis en Argentina y Bahía Blanca ha presentado brotes con gran impacto para la salud pública regional”, explican. “El objetivo del estudio fue analizar los factores determinantes, así como características biológicas, clínicas y sociales en un brote de trichinellosis ocurrido en agosto de 2015. Este brote afectó a 121 personas, que adquirieron la infestación por ingerir productos de carne de cerdo sin control. Los resultados fueron similares a los de otros brotes estudiados. Sin embargo, en los anteriores hubo menor porcentaje de complicaciones”, agregaron. Según concluyen los investigadores en este trabajo, “las diferentes modalidades terapéuticas reflejaron una falta de consenso sobre el tratamiento óptimo. El brote, en sí mismo, indicó que aún falta mucho por implementar para la prevención y el abordaje de esta parasitosis desde el área de salud pública regional”.